Segueix l’actualitat del Distintiu SGCITY50

'El feminisme és per a tothom' Bell Hooks.

Era negra, pobre y mujer en el Kentucky de los 50. Bello hooks parecía condenada. Pero luchó por ella y por todos los oprimidos. Porque, como dice su libro, ‘El feminismo es para todo el mundo’.

Su verdadero nombre es Gloria Jean Watkins, pero entrará en los libros de historia como bello hooks, así, en minúsculas, que es como pretende pasar ella por la vida porque el que destaque no sea su figura, sino sus ideas. Y cuando entre en estos libros durante tanto de tiempos vetados a las mujeres habrá conseguido un triunfo mayúsculo, porque su lucha feminista no será teoría: será resultados.

Gloria Jean Watkins nació en un pequeño pueblo de Kentucky, Hopkinsville, en 1952. Media docena de hermanos (cinco chicas y un chico), un padre con un ajustado sueldo de vigilante, una madre ama de casa y una experiencia poco agradable en un instituto integrado plagadito de blancos (después del paso por una escuela segregada) le hicieron tomar conciencia que el lugar que le había sido asignado en el mundo no le iba a posar las cosas fáciles: negra, pobre y además mujer. Si en casos como el suyo la orden de los factores altera o no el producto es una cosa sobre la cual Gloria Jean, doctorada en Lengua Inglesa con una tesis sobre Toni Morrison, continúa reflexionando y, armada (y anclada) con el bagaje de bello hooks, escribiendo.

Porque bello hooks es un alias y una arma. Resulta de la combinación de las letras de los nombres y apellidos de su madre y su abuela, y la posiciona en el mundo y le da una perspectiva de análisis fundamental en su obra: la vivencia.

GRITO CONTRA La OPRESIÓN
Casi dos décadas habían pasado desde la primera vez que hooks publicó un libro teorizando sobre la triple segregación -de raza, de clase y de género- que había sufrido en sus carnes (‘Ain’t Y a woman? Black woman and Feminism’, de 1981) cuando apareció en los Estados Unidos la obra que, 17 años más tarde (17 años más tarde!), se acaba de publicar en castellano: ‘El feminismo es para todo el mundo’, 19 capítulos que abordan cuestiones como mujer y ocupación, raza y género, el matrimonio y las relaciones de pareja, la educación feminista, la imposición de los cánones de belleza o la masculinidad feminista. Un libro con dos objetivos fundamentales: eliminar prejuicios en torno al feminismo y sacarlo de la academia para hacerlo llegar a las mujeres de la calle, puesto que hasta entonces parecía una lucha exclusiva de las mujeres blancas burguesas, que rechazaban incluir el componente racial y el de clase en su reivindicación, porque creían que la descafeinaba.

no solo a ellas. El título del libro hacía (hace) un llamamiento claro: el feminismo es un grito contra la opresión, y los hombres tienen que conocer y secundar este movimiento no solo porque los hará tomar conciencia de su responsabilidad en el sexismo, sino también porque ellos mismos son víctimas del sistema. Hooks no se cansa de repetir que la lucha tiene que ser conjunta porque el enemigo de la mujer no es el hombre, sino el patriarcado, del yugo del cual él tampoco escapa.

¿REFORMISTAS O RADICALES?
La mirada de hooks se posa también sobre el propio movimiento: sobre la forma en que algunas mujeres perpetúan el machismo, sobre la necesidad de detectar -y comprender y denunciar- qué otras discriminaciones se superponen a la de ser mujer, sobre la diferencia entre las feministas reformistas, las que solo aspiran a conseguir las cotas de poder de los hombres, y las radicales, las que tienen claro que «nunca conseguirán la igualdad dentro del patriarcado supremacista blanco existente», escribe el activista. Las que no propugnan un feminismo antihombres, sino antiinjusticias. Curiosamente, las que suelen llevarse, hoy y aquí, el apelativo ‘feminazis’. Las que más miedo dan al sistema. Os suena, no?

Porque el libro de hooks no solo habla del que pasaba en los Estados Unidos hace 50 años: por desgracia, hace 20 años estaba hablando de hoy. No de allí, entonces, con ellas. De aquí, ahora, con todos.

Font: El Periódico de Cataluña

Te puede interesa también: Libro: “Ain’t Y a Woman


La igualdad de género comienza contigo: 9 formas de mantener tu activismo desde tu sofá

La pandemia de COVID-19 no es solo un problema de salud. Es un profundo shock para nuestras sociedades y economías. Ha alterado drásticamente la vida cotidiana como la conocemos. Y mientras estamos todos juntos, como sucede en cualquier crisis o pandemia, COVID-19 impacta a las mujeres de maneras diferentes y menos visibles.

A medida que todos hacen su parte para frenar la propagación de COVID-19 practicando el distanciamiento social y el aislamiento, estamos compartiendo algunas de las mejores formas que conocemos para apoyar la igualdad de género en sus hogares y en el mundo, sin dejar la seguridad de los suyos. casa o tu sofá.

1. Comparte el cuidado en casa

Desde cocinar y limpiar hasta buscar agua y leña, o cuidar a niños y ancianos, las mujeres realizan tres veces más trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que los hombres. Si bien cada vez más personas y familias están aisladas en sus hogares para detener la propagación de COVID-19, las responsabilidades de cuidado están en su punto más alto. Ya sea para apoyar a los niños a través del aprendizaje a distancia o para apoyar a parientes mayores y vulnerables, cocinar, limpiar y administrar nuestros hogares, depende de todos nosotros compartir la atención.

Asegúrese de que todos en su hogar estén haciendo su parte para compartir la carga adicional del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado todos los días.

2. Conozca los hechos de COVID-19

Si bien todos nos ajustamos a las nuevas normas y procesamos la ansiedad y la preocupación que sentimos, es muy importante conocer todos los hechos y detener la propagación de información errónea.

Obtenga sus datos de fuentes confiables y expertos médicos.

Puede obtener más información sobre por qué el género es importante en la respuesta de COVID-19, y obtener información actualizada y análisis de ONU Mujeres de nuestro Enfoque: la igualdad de género es importante en la respuesta de COVID-19 .

Y obtenga más información de las Naciones Unidas aquí: https://www.un.org/en/coronavirus

3. Lee, mira, escucha y comparte historias de mujeres

Mantente segura, ocupada y feminista mientras te quedas en casa. Lea un libro feminista que refleje cuán diversas son las experiencias de las mujeres en todo el mundo. Aquí están nuestras recomendaciones para comenzar. Encuentra programas, podcasts, cuentas de redes sociales y películas dirigidas, escritas o producidas por mujeres. Echa un vistazo a nuestra colección “Porque ella miró” en Netflix que celebra las historias que han inspirado a las mujeres que nos inspiran.

Si está buscando más información sobre la historia de los derechos de las mujeres, ¡consulte nuestra línea de tiempo interactiva !

4. Hable sobre la igualdad de género con su familia.

El distanciamiento social significa que el hogar se convierte en una escuela para muchas familias en todo el mundo. Añade feminismo al currículum. Tenga conversaciones sobre igualdad de género con sus amigos y familiares, especialmente niños, niños y niñas.

Al hablar con sus hijos sobre la igualdad entre todos los géneros y lo que aún hay que hacer para que podamos alcanzar un mundo igualitario, los está preparando para liderar el camino hacia un futuro mejor para todos.

5. Continúa tu activismo en línea

En todo el mundo, las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por el impacto social y económico de la crisis del coronavirus, que exacerba las desigualdades de género existentes. Siga defendiendo los derechos de las mujeres y la igualdad de género uniéndose a la campaña de igualdad de generación de ONU Mujeres y expresando su compromiso con un futuro igualitario en las redes sociales, utilizando #GenerationEquality. Puedes descargar geniales GIF, lemas y más en nuestro paquete de redes sociales .

También puede encontrar tarjetas de datos informativas, imágenes y videos sobre el #coronavirus y mensajes de solidaridad en el paquete de redes sociales # COVID19 de ONU Mujeres .

6. Dar a la causa

COVID-19 ha golpeado fuertemente a las mujeres, ya que constituyen el 70 por ciento de los trabajadores del sector social y de salud a nivel mundial y están en la primera línea de la respuesta.

Más mujeres trabajan en la economía informal y en empleos con salarios más bajos, y tienen menos medios para adaptarse a las interrupciones en sus medios de vida. Cuando los hogares están bajo tensión, la violencia doméstica generalmente aumenta, al igual que la explotación sexual. COVID-19 probablemente está impulsando tendencias similares en este momento.

ONU Mujeres está trabajando para brindar apoyo a todas las mujeres en la primera línea de la lucha contra esta pandemia; promover arreglos de trabajo flexibles para las mujeres con una carga de cuidados; y priorizando los servicios para prevenir la violencia doméstica de género. Ahora tú también puedes ayudarlos.

Por favor done hoy en donate.unwomen.org

7. Edúcate

El distanciamiento social y la auto-cuarentena significan más tiempo para aprender. Desde la igualdad de género en emergencias hasta la infraestructura, tome uno de los cursos en línea gratuitos y personalizados de ONU Mujeres .

También puede realizar recorridos virtuales y ver exhibiciones en línea de algunos de los museos más famosos del mundo, desde el Museo de Orsay en París hasta el Museo Británico en Londres, el Museo Van Gogh en Ámsterdam, el Guggenheim en la ciudad de Nueva York y mucho mas. Mientras lo hace, aproveche la oportunidad para aprender sobre las mujeres artistas que han sido pasadas por alto a lo largo de la historia y continúan siendo infravaloradas.

Incluso puede aprender sobre los hitos clave en el movimiento por los derechos de las mujeres, el progreso y el retroceso, y las voces y aspiraciones de las mujeres líderes de todos los rincones del mundo en nuestra exposición en línea ” Igualdad de generación: ¡ahora es el momento! 

¡Puede encontrar inspiración para formas creativas de pasar su tiempo en casa a través del arte!

8. Haz tu parte, salva vidas

Hay muchas maneras en que puede mantenerse conectado con su comunidad mientras se mantiene físicamente separado. ¡Practica la solidaridad social, con distancia física! Pase lo que pase por ahora, sepa que hay alguien más que está pasando por experiencias similares, tratando de adaptarse a esta nueva normalidad. Apoyar a quienes te rodean y permanecer cerca de tu comunidad puede ayudarte a mantenerte fuerte mientras ayudas a otros. Aquí hay cinco maneras en que puede hacer su parte:

9. Cuida tu salud mental

Priorizar la salud mental es importante en momentos de alto estrés. Programe un recordatorio para tomar un descanso de las noticias. Encuentre momentos de felicidad conectándose con amigos y familiares, relajándose y practicando la atención plena.

Como la pandemia de COVID19 nos mantiene alejados de la mayoría de nuestros seres queridos, es completamente normal sentirse ansioso, aislado o abrumado por las responsabilidades laborales o familiares.

Recuerda, no estás solo. Estamos en esto juntos. Vamos a superar esto juntos.