DECÁLOGO FEMINISTA PARA LOS GOBIERNOS LOCALES CONTRA EL COVID-19

Queremos animar en los gobiernos locales a seguir trabajando las políticas municipales con perspectiva de género. ONU Mujeres ha advertido que el impacto diferencial de género del COVID-19 se tenga en cuenta en las estrategias de respuesta en el ámbito global, nacional y local.

Esto incluye apoyar en el análisis de género y la recopilación de datos desglosados por sexo, porque las necesidades y realidades de las mujeres no se queden atrás, incluso cuando estamos tratando de obtener más datos y conocimientos sobre COVID-19.

Una vez más, vemos que el impacto social del COVID-19 está afectando fuertemente a las mujeres. Y se debe porque las mujeres tienen sueldos más bajos, inseguros e informales.

Es probable que las interrupciones, incluidas las restricciones de movimiento, comprometan la capacidad de las mujeres para ganarse la vida y satisfacer las necesidades básicas de sus familias. Para ayudar y para facilitar el trabajo de las administraciones locales, estamos convencidas que solo incorporando de manera transversal la perspectiva de género seremos capaces de construir sociedades más justas e igualitarias, y ahora, ante una crisis global de salud, hacen falta, más que nunca, políticas locales feministas.

DECÁLOGO FEMINISTA

1.Coordinarse con las redes existentes de mujeres y garantizar que tienen voz en la toma de decisiones (Preparación/respuesta/reparación de COVID-19).

2.Asegurarse de que la comunicación de crisis y riesgos se dirija y llegue a las mujeres incorporando criterios de interseccionalidad.

3.Disponibilidad de datos desagregados por sexo, incluso sobre diferentes tasas de infección, impactos económicos diferenciales, carga de atención diferencial e incidencia de violencia machista y abuso sexual.

4.Incluir las dimensiones de género y a las expertas en género en los planes de respuesta y recursos presupuestarios para incorporar la experiencia en género en los equipos de respuesta

5.Brindar apoyo prioritario a las mujeres que están en la primera línea de la respuesta sanitaria, para las trabajadoras de la salud y cuidadoras, y jornadas de trabajo flexibles para las mujeres con una carga de atención.

6.Garantizar la igualdad de acceso con voz y voto para las mujeres en la toma de decisiones en la respuesta y la planificación del impacto a largo plazo.

7.Asegurar que los mensajes sobre salud pública se dirigen adecuadamente a las mujeres, incluidas las que se encuentran en situación de marginación.

8.Desarrollar estrategias de mitigación que abordan específicamente el impacto económico del COVID -19 en las mujeres y desarrollen la resiliencia de las mujeres.

9.Proteger los servicios esenciales de salud para mujeres y niñas, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva.

10.Priorizar los servicios de prevención y respuesta a la violencia de género en barrios o zonas afectadas por Covidien-19.