Segueix l’actualitat del Distintiu SGCITY50

En la mira: La igualdad de género importa en la respuesta frente al COVID-19

La pandemia del COVID-19 no es sólo una cuestión sanitaria; sino que provoca una profunda conmoción en nuestras sociedades y economías. Además, las mujeres cargan con las labores de cuidados y respuesta frente a la crisis en curso.

Todos los días, las mujeres —ya sea en la primera línea de respuesta o como profesionales de la salud, voluntarias comunitarias, gerentas de transporte y logística, científicas y muchas ocupaciones más— hacen aportes fundamentales para contener el brote. Asimismo, la mayoría de quienes prestan cuidados en los hogares y en nuestras comunidades son mujeres.

Aun más, ellas corren un mayor riesgo de infección y de pérdida de sus medios de vida. Por último, la tendencia existente indica que, durante la crisis, hay un menor acceso a la salud sexual y reproductiva y un aumento de la violencia doméstica.

ONU Mujeres brinda información y análisis actualizados sobre el modo y los motivos de incluir la perspectiva de género en la respuesta frente al COVID-19.

La pandemia en la sombra: violencia doméstica a raíz del COVID-19


Desde el estallido del COVID-19, la violencia contra las mujeres y las niñas se ha intensificado en países de todo el mundo. Si bien las medidas de bloqueo ayudan a limitar la propagación del virus, las mujeres y las niñas que sufren violencia en el hogar se encuentran cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas. En este nuevo anuncio de servicio público, ONU Mujeres une fuerzas con Kate Winslet para revelar la pandemia en la sombra y compartir tres cosas que puede hacer para ayudar. Más Información


La igualdad de género es un derecho. La realización de este derecho es la mejor oportunidad que existe para afrontar algunos de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo, desde la crisis económica y la falta de atención sanitaria hasta el cambio climático, la violencia contra las mujeres y la escalada de los conflictos.

Las mujeres no sólo se ven más seriamente afectadas por estos problemas, sino que tienen ideas y la capacidad de liderazgo para resolverlos. La discriminación de género, que sigue obstaculizando a las mujeres, es también un obstáculo para nuestro mundo.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aprobados por los dirigentes mundiales en 2015, propone una hoja de ruta para lograr progreso sostenible que no deje a nadie atrás.


Lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres forma parte integral de cada uno de los 17 ODS. Garantizar el respeto de los derechos de las mujeres y niñas por medio de todos estos objetivos es la única vía para obtener justicia, lograr la inclusión, conseguir economías que beneficien a todas las personas y cuidar nuestro medio ambiente, ahora y en las generaciones venideras.

En este paquete editorial se presenta el informe de referencia de ONU Mujeres para 2018, Transformar las promesas en acción: la igualdad de género en la Agenda 2030. Incluye información, historias, vídeos y publicaciones que ilustran la importancia que reviste la igualdad de género en cada uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como la forma en que estos influyen en la vida real de las mujeres y niñas de todo el mundo.

Las mujeres y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)


Discusión electrónica sobre el liderazgo de las mujeres en la respuesta COVID-19

Las mujeres son las más afectadas por la actual pandemia de COVID-19. Más allá del efecto directo de la infección por el coronavirus, la salud y la seguridad de las mujeres están en mayor riesgo a medida que se informa una mayor prevalencia de violencia doméstica y abuso y se reducen los servicios de salud sexual y reproductiva. En este momento de crisis sin precedentes, las mujeres también enfrentan una mayor carga de atención y el consiguiente riesgo de enfermarse porque representan a la mayoría de los trabajadores y cuidadores de atención médica de primera línea en hogares y comunidades a nivel mundial. Todo esto se suma al impacto indirecto desproporcionado de la pandemia en los medios de vida de las mujeres en todas partes. Con la mayoría de las mujeres trabajando en la economía informal., a menudo carecen de seguro de salud y seguridad social, lo que los pone en mayor riesgo.

Si bien las mujeres representan el 70% de los trabajadores sanitarios del mundo y en general son más vulnerables en tiempos de crisis, solo representan el 25% de los legisladores y el 6% de los líderes estatales y gubernamentales. Las fuerzas de tareas de respuesta a emergencias en todo el mundo están dominadas mayoritariamente por hombres, como se ve, por ejemplo, en los Estados Unidos y el Reino Unido . Además, pocas mujeres son invitadas y citadas en los medios de comunicación para proporcionar experiencia en respuestas de socorro y recuperación.

La representación siempre es importante, especialmente en tiempos de crisis. Las formas en que respondemos a la pandemia y sus ramificaciones desafiarán a las instituciones democráticas de una manera sin precedentes si no se toman las medidas adecuadas. Con el aplazamiento de las elecciones o la anticipación de la votación remota, el cierre de los parlamentos o las deliberaciones en línea, y la reducción de los espacios tradicionales en los medios, las voces de las mujeres pueden silenciarse aún más a medida que los problemas de igualdad de género pasan a un segundo plano.

Para garantizar una respuesta óptima de socorro y recuperación sin comprometer la seguridad y los derechos de las mujeres, los gobiernos y los tomadores de decisiones en todos los sectores deben incluir una perspectiva de género en todas las decisiones. Las políticas sensibles al género que reconocen y responden a las necesidades de las mujeres beneficiarán no solo a las mujeres sino a la sociedad en general. Más que nunca, esta crisis ha demostrado que la seguridad y el bienestar de las personas están determinados por los tomadores de decisiones, tanto elegidos como no elegidos. Todos somos tan vulnerables como los más vulnerables entre nosotros.

Objetivo

Con casi dos millones de casos y más de cien mil muertes deploradas, hay mucho en juego para ignorar las voces de las mujeres y las perspectivas y recursos que aportan. Esta discusión electrónica crea conciencia sobre la falta de liderazgo y representación de las mujeres en la toma de decisiones de socorro y recuperación y sobre la importancia de incorporar respuestas sensibles al género durante y después de la crisis. Se invita a mujeres y hombres en política, activistas de la sociedad civil, profesionales e investigadores a unirse a esta discusión electrónica del 15 de abril al 8 de mayo de 2020. Las presentaciones contribuirán a la elaboración de una respuesta consolidada que aumentará la base de conocimiento disponible sobre el tema .

Preguntas

  1. ¿Se dispone de datos desagregados por sexo sobre los efectos de la pandemia? ¿Cómo ha respondido su gobierno nacional y local a las necesidades específicas de mujeres y niñas en su área?
  2. ¿Son visibles las mujeres líderes en su país / área? ¿Puedes compartir ejemplos de iniciativas exitosas de mujeres líderes para mitigar los impactos del coronavirus? ¿En qué sector están trabajando y qué contribuciones hicieron?
  3. ¿Qué pueden hacer los gobiernos, los parlamentos, la sociedad civil y los medios de comunicación para garantizar que las voces de las mujeres estén más incluidas?
  4. ¿Cuáles son los sectores y espacios no formales donde se toman decisiones clave y las voces de las mujeres deben ser reforzadas (por ejemplo, logística, cadenas de suministro, etc.)?

Contribuir

  1. Use la sección de comentarios a continuación.
  2. Envíe su contribución a  connect@iknowpolitics.org  para que podamos publicarla en su nombre.

COVID-19: datos de género emergentes y por qué es importante

La pandemia de COVID-19 está causando innumerables sufrimientos humanos y es probable que aumente las desigualdades de género en todo el mundo

A medida que la actividad económica se detiene, las mujeres que enfrentan desventajas en el acceso al trabajo decente serán las más afectadas. 

Además, las pandemias de salud pueden dificultar que las mujeres y las niñas reciban tratamiento y atención médica. 

También existe una creciente preocupación de que la violencia contra las mujeres y las niñas se intensifique a medida que las mujeres con parejas violentas se encuentren aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas.

ONU Mujeres ha seguido de cerca la respuesta política y económica a COVID-19 y cómo está impactando a las mujeres y las niñas. Estamos trabajando con socios para cerrar la brecha de datos de género y ofrecer una imagen más precisa de la dimensión de género a la respuesta para que pueda ser más efectiva para las mujeres y las niñas. A medida que se produzcan y desglosen más datos de género, los pondremos a disposición aquí.

Nuestro trabajo es apoyar a los gobiernos para que defiendan los derechos de las mujeres y las niñas, algo que es aún más urgente en tiempos de crisis.

Datos emergentes por sexo y edad.

El virus no discrimina. Para responder con eficacia a la crisis, necesitamos un enfoque de toda la sociedad para comprender su impacto diferencial en mujeres y hombres. Apoyar el análisis de género y los datos desagregados por sexo es una parte integral de una fuerte respuesta COVID-19. 

COVID-19: Datos de casos desagregados por sexo (análisis provisional)

Conozca los 29 indicadores para una respuesta basada en datos. Lea todo el informe

 


La igualdad de género comienza contigo: 9 formas de mantener tu activismo desde tu sofá

La pandemia de COVID-19 no es solo un problema de salud. Es un profundo shock para nuestras sociedades y economías. Ha alterado drásticamente la vida cotidiana como la conocemos. Y mientras estamos todos juntos, como sucede en cualquier crisis o pandemia, COVID-19 impacta a las mujeres de maneras diferentes y menos visibles.

A medida que todos hacen su parte para frenar la propagación de COVID-19 practicando el distanciamiento social y el aislamiento, estamos compartiendo algunas de las mejores formas que conocemos para apoyar la igualdad de género en sus hogares y en el mundo, sin dejar la seguridad de los suyos. casa o tu sofá.

1. Comparte el cuidado en casa

Desde cocinar y limpiar hasta buscar agua y leña, o cuidar a niños y ancianos, las mujeres realizan tres veces más trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que los hombres. Si bien cada vez más personas y familias están aisladas en sus hogares para detener la propagación de COVID-19, las responsabilidades de cuidado están en su punto más alto. Ya sea para apoyar a los niños a través del aprendizaje a distancia o para apoyar a parientes mayores y vulnerables, cocinar, limpiar y administrar nuestros hogares, depende de todos nosotros compartir la atención.

Asegúrese de que todos en su hogar estén haciendo su parte para compartir la carga adicional del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado todos los días.

2. Conozca los hechos de COVID-19

Si bien todos nos ajustamos a las nuevas normas y procesamos la ansiedad y la preocupación que sentimos, es muy importante conocer todos los hechos y detener la propagación de información errónea.

Obtenga sus datos de fuentes confiables y expertos médicos.

Puede obtener más información sobre por qué el género es importante en la respuesta de COVID-19, y obtener información actualizada y análisis de ONU Mujeres de nuestro Enfoque: la igualdad de género es importante en la respuesta de COVID-19 .

Y obtenga más información de las Naciones Unidas aquí: https://www.un.org/en/coronavirus

3. Lee, mira, escucha y comparte historias de mujeres

Mantente segura, ocupada y feminista mientras te quedas en casa. Lea un libro feminista que refleje cuán diversas son las experiencias de las mujeres en todo el mundo. Aquí están nuestras recomendaciones para comenzar. Encuentra programas, podcasts, cuentas de redes sociales y películas dirigidas, escritas o producidas por mujeres. Echa un vistazo a nuestra colección “Porque ella miró” en Netflix que celebra las historias que han inspirado a las mujeres que nos inspiran.

Si está buscando más información sobre la historia de los derechos de las mujeres, ¡consulte nuestra línea de tiempo interactiva !

4. Hable sobre la igualdad de género con su familia.

El distanciamiento social significa que el hogar se convierte en una escuela para muchas familias en todo el mundo. Añade feminismo al currículum. Tenga conversaciones sobre igualdad de género con sus amigos y familiares, especialmente niños, niños y niñas.

Al hablar con sus hijos sobre la igualdad entre todos los géneros y lo que aún hay que hacer para que podamos alcanzar un mundo igualitario, los está preparando para liderar el camino hacia un futuro mejor para todos.

5. Continúa tu activismo en línea

En todo el mundo, las mujeres se ven desproporcionadamente afectadas por el impacto social y económico de la crisis del coronavirus, que exacerba las desigualdades de género existentes. Siga defendiendo los derechos de las mujeres y la igualdad de género uniéndose a la campaña de igualdad de generación de ONU Mujeres y expresando su compromiso con un futuro igualitario en las redes sociales, utilizando #GenerationEquality. Puedes descargar geniales GIF, lemas y más en nuestro paquete de redes sociales .

También puede encontrar tarjetas de datos informativas, imágenes y videos sobre el #coronavirus y mensajes de solidaridad en el paquete de redes sociales # COVID19 de ONU Mujeres .

6. Dar a la causa

COVID-19 ha golpeado fuertemente a las mujeres, ya que constituyen el 70 por ciento de los trabajadores del sector social y de salud a nivel mundial y están en la primera línea de la respuesta.

Más mujeres trabajan en la economía informal y en empleos con salarios más bajos, y tienen menos medios para adaptarse a las interrupciones en sus medios de vida. Cuando los hogares están bajo tensión, la violencia doméstica generalmente aumenta, al igual que la explotación sexual. COVID-19 probablemente está impulsando tendencias similares en este momento.

ONU Mujeres está trabajando para brindar apoyo a todas las mujeres en la primera línea de la lucha contra esta pandemia; promover arreglos de trabajo flexibles para las mujeres con una carga de cuidados; y priorizando los servicios para prevenir la violencia doméstica de género. Ahora tú también puedes ayudarlos.

Por favor done hoy en donate.unwomen.org

7. Edúcate

El distanciamiento social y la auto-cuarentena significan más tiempo para aprender. Desde la igualdad de género en emergencias hasta la infraestructura, tome uno de los cursos en línea gratuitos y personalizados de ONU Mujeres .

También puede realizar recorridos virtuales y ver exhibiciones en línea de algunos de los museos más famosos del mundo, desde el Museo de Orsay en París hasta el Museo Británico en Londres, el Museo Van Gogh en Ámsterdam, el Guggenheim en la ciudad de Nueva York y mucho mas. Mientras lo hace, aproveche la oportunidad para aprender sobre las mujeres artistas que han sido pasadas por alto a lo largo de la historia y continúan siendo infravaloradas.

Incluso puede aprender sobre los hitos clave en el movimiento por los derechos de las mujeres, el progreso y el retroceso, y las voces y aspiraciones de las mujeres líderes de todos los rincones del mundo en nuestra exposición en línea ” Igualdad de generación: ¡ahora es el momento! 

¡Puede encontrar inspiración para formas creativas de pasar su tiempo en casa a través del arte!

8. Haz tu parte, salva vidas

Hay muchas maneras en que puede mantenerse conectado con su comunidad mientras se mantiene físicamente separado. ¡Practica la solidaridad social, con distancia física! Pase lo que pase por ahora, sepa que hay alguien más que está pasando por experiencias similares, tratando de adaptarse a esta nueva normalidad. Apoyar a quienes te rodean y permanecer cerca de tu comunidad puede ayudarte a mantenerte fuerte mientras ayudas a otros. Aquí hay cinco maneras en que puede hacer su parte:

9. Cuida tu salud mental

Priorizar la salud mental es importante en momentos de alto estrés. Programe un recordatorio para tomar un descanso de las noticias. Encuentre momentos de felicidad conectándose con amigos y familiares, relajándose y practicando la atención plena.

Como la pandemia de COVID19 nos mantiene alejados de la mayoría de nuestros seres queridos, es completamente normal sentirse ansioso, aislado o abrumado por las responsabilidades laborales o familiares.

Recuerda, no estás solo. Estamos en esto juntos. Vamos a superar esto juntos.


Saluda con seguridad en tiempos de COVID-19

Una nueva iniciativa de la Oficina Regional de ONU Mujeres para Asia y el Pacífico está promoviendo ‘saludos seguros’ para evitar el contacto físico y retrasar la propagación de COVID-19 en la región. Mediante el uso de mensajes e ilustraciones en las redes sociales inspirados en los gestos con las manos tradicionales utilizados en toda la región, la campaña “Salude como yo” invita a las personas a practicar el distanciamiento social mientras adoptan sus tradiciones locales.

La campaña incluye saludos comúnmente utilizados en todos los países y regiones de Asia y el Pacífico. Como elemento esencial para el ejercicio del distanciamiento físico, insta a las personas a evitar darse la mano, abrazarse o besarse en las mejillas.

Desde el comienzo del nuevo brote de coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aconsejado al público que practique el distanciamiento social, también conocido como distanciamiento físico, para prevenir la enfermedad.

Junto con otras medidas de protección básicas , como lavarse las manos con frecuencia, evitar tocarse la cara, los ojos o la nariz y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, se sabe que el distanciamiento social es una de las acciones prácticas que se pueden implementar en todos los niveles para mantenerse saludable y evitar infecciones.

La iniciativa “Greet Like Me” se inspiró en la campaña ” Salam for Safety ” creada por ONU Mujeres Afganistán, que fomenta el uso de los saludos tradicionales conocidos como “Salam” (paz) que implica el gesto de poner una mano en el cofre , en lugar de darle la mano.

Descargue las tarjetas de redes sociales aquí . ]


Mujeres en la gobernanza global. Análisis

Artículo de Tamara Nair es investigadora  de Centro NTS de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam (RSIS), Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU), Singapur.

A pesar de los numerosos logros de las mujeres en el ámbito mundial, todavía existe un vacío en la gobernanza global; esto exige una llamada al ‘análisis de género’ y ‘integración de género’. ¿Están justificadas estas exigencias o son meras búsquedas de intereses particulares?

Que las mujeres sean vistas y escuchadas en el escenario global en todas las áreas de gobierno es un gran logro y en gran parte marca el éxito de más de un siglo de protestas, sacrificios y negociaciones intensas en tantos niveles por parte de mujeres y hombres dedicados, inquebrantables en sus demandas de igualdad.

Ahora las mujeres lideran corporaciones transnacionales, organizaciones internacionales y no gubernamentales; encabezan juntas corporativas y gobiernos; son miembros de Consejos de Administración; Son educadoras e innovadoras. ¡Incluso han ido al espacio! Vemos estos cambios a nivel mundial. La gobernanza global se trata de esfuerzos para apoyar el desarrollo y la seguridad de toda la humanidad y abordar el papel de la construcción de la paz que trasciende las fronteras. El tema de la inclusión, sin embargo, sigue siendo problemático, como lo reflejan las dos instancias a continuación.

Preparación para pandemias inclusivas

Covid-19, abriéndose camino a través del mundo, ha revelado algunas deficiencias marcadas en la preparación nacional y global para pandemias.

Las mujeres embarazadas en China  enfrentan incertidumbre ya que varios hospitales y profesionales de la salud priorizan a los pacientes con virus. El sistema de salud sobrecargado aparentemente los ha dejado atrás cuando las enfermeras y los médicos de maternidad fueron trasladados a centros de crisis. Debido a que los hospitales comunitarios no están disponibles y no hay transporte público para llevarlos a ningún lado, varias mujeres enfrentan una situación grave de dónde dar a luz. Esto se vuelve aún más desalentador para quienes enfrentan embarazos complicados.

En un  artículo reciente , las trabajadoras de la salud en China han sido reprendidas por solicitar productos de higiene femenina, considerados no esenciales. Criticadas por colegas varones por “falta de diligencia y un espíritu de devoción” por hacer tales solicitudes, las trabajadoras de la salud han tenido que enfrentar experiencias tan desgarradoras al mismo tiempo, tener que trabajar las 24 horas para atender a los pacientes.

Que las experiencias diferenciadas que enfrentan las mujeres biológicamente se pierden en los profesionales médicos y en la preparación para una pandemia parece bastante ofensivo. Más aún cuando la mayoría de los trabajadores de la salud, especialmente los trabajadores de primera línea, como las enfermeras, son mujeres. Para empeorar las cosas, las enfermeras cargan con la carga de las expectativas culturales y sociales como cuidadoras, no solo para completar a los extraños sino también en sus hogares.

Otro tema de preocupación se refiere a las trabajadoras domésticas, muchas de las cuales trabajan en países afectados por Covid-19 en el sudeste asiático. Hay perspectivas limitadas para estas mujeres en sus propios países, por lo tanto, viajan a trabajar. Pero, ¿cómo les afectarán las restricciones de viaje? ¿Y cuál es el impacto en su seguridad económica a largo plazo y la de sus dependientes?

Mujeres en la gobernanza global. AnálisisLos impactos de género deberían ser una gran preocupación para aquellos que se ocupan de la gobernanza de la salud global, dada la interacción inmediata de las mujeres con los miembros viejos, jóvenes y enfermos en sus comunidades. Las mujeres no se han incorporado plenamente  a los mecanismos de gobernanza de la salud mundial y no hay suficientes espacios de políticas para las mujeres en la preparación nacional y mundial para pandemias.

Mujeres y construcción de paz

En su  discurso sobre el estado de la Unión  en 2002, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, citó los avances en los derechos de las mujeres como uno de los resultados clave de la invasión estadounidense de Afganistán. Muchas mujeres afganas se han beneficiado de su proclamación y durante los últimos 18 años han experimentado las libertades obtenidas con la entrada de los estadounidenses. Durante años, Estados Unidos promovió la idea de salvaguardar los derechos de las mujeres afganas como parte de la justificación de su lucha contra los talibanes.

El gobierno de los talibanes de 1996 a 2001 vio la reversión del derecho de las mujeres a la educación, la seguridad económica y la participación política. Los talibanes ejercieron el control sobre las mujeres dictando su vestimenta y dónde, cómo y con quién podían verse. Los infractores de estas reglas enfrentaron terribles repercusiones, incluida la flagelación en público.

El reciente acuerdo de paz firmado entre el presidente Donald Trump y los talibanes ha llenado de temor a mujeres y activistas de derechos humanos. El acuerdo podría poner en peligro el progreso de las mujeres afganas que se han afianzado en el lugar de trabajo y en la vida política, y esta “paz”, como se puede definir, podría estar en las espaldas de las mujeres.

Debido a la falta de participación de las mujeres en estas conversaciones, tanto el gobierno afgano como el estadounidense ignoran el principio más fundamental de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU (UNSCR), que se basa en la participación completa y sostenida de las mujeres en las conversaciones de paz y la construcción de la paz. .

Las discusiones de paz también ignoran el propio Plan de Acción Nacional de Afganistán sobre la RCSNU 1325. Las mujeres afganas siempre han albergado temores de que si su causa de libertad se pierde en la comunidad internacional, sus derechos recién ganados se resuelven. Pero la comunidad internacional casi no tiene una opinión clara sobre su difícil situación.

Largo camino por delante

2020 es un año de aniversarios para la igualdad y los derechos globales de las mujeres. Este año se cumple el décimo aniversario de ONU Mujeres. Es el vigésimo aniversario de la RCSNU 1325. El año también marca el 25 aniversario de la Plataforma de Acción de Beijing, la hoja de ruta más progresista para la igualdad de género y los derechos de las mujeres.

La comunidad internacional ha implementado estas dos proclamaciones históricas para proteger a las mujeres e involucrarlas en todos los aspectos de la vida social, política y económica. Las naciones han llevado adelante este llamado a ser más conscientes e inclusivos y, en su mayor parte, este compromiso ha ayudado a ‘revelar’ los derechos de las mujeres desde ‘detrás de escena’ hasta ‘frente y centro’ en los asuntos internacionales. La demanda constante de un enfoque inclusivo y sensible al género para la gobernanza global no son meras actividades de grupos de intereses particulares.

En muchos sentidos, la búsqueda de paz y desarrollo de una nación puede verificarse por el nivel de desigualdad de género que existe.

El Día Internacional de la Mujer se celebró el 8 de marzo de 2020, una celebración que se remonta a unos 108 años y conmemora los logros de las mujeres en la historia de todo el mundo. También conocido como el Día de las Naciones Unidas por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional, la importancia de la fecha proviene de las acciones de miles de mujeres rusas que protestaban en las calles para exigir el cambio y la igualdad en 1917, el mismo día de marzo.

Pero el hecho de que tomemos unos  100 años para lograr cualquier forma de igualdad de género  y  202 años para llegar a la paridad económica  es un pensamiento deprimente. Como lo han destacado los dos ejemplos anteriores, no hemos progresado lo suficiente, a pesar de todos los logros de la humanidad, si aún no podemos reconocer un proceso inclusivo en los asuntos internacionales.

Tamara Nair es investigadora del Centro de Estudios de Seguridad No Tradicional (Centro NTS) de la Escuela de Estudios Internacionales S. Rajaratnam (RSIS), Universidad Tecnológica de Nanyang (NTU), Singapur. También es miembro de Singapur para el Registro de Mujeres por la Paz de la ASEAN.

 


Queremos animar a los gobiernos locales a seguir desarrollando políticas municipales con perspectiva de género. ONU Mujeres ha advertido de que el impacto diferencial de género del COVID-19 ha de tenerse en cuenta en las estrategias de respuesta en el ámbito global, nacional y local.

Esto incluye apoyar e impulsar el análisis de género y la recopilación de datos desglosados por sexo, para que las necesidades y realidades de las mujeres no se queden atrás a la hora de obtener más datos y conocimientos sobre COVID-19.

Una vez más, vemos que el impacto social del COVID-19 está afectando fuertemente a las mujeres. Esto se debe a que las mujeres tienen sueldos más bajos, inseguros e informales.

Es probable que las interrupciones en el ámbito laboral, incluidas las restricciones de movimiento, comprometan la capacidad de las mujeres para ganarse la vida y satisfacer las necesidades básicas de sus familias. Es preciso apoyar el trabajo de las administraciones locales, ya que estamos convencidas de que solo incorporando de manera transversal la perspectiva de género seremos capaces de construir sociedades más justas e igualitarias, y que, ante una crisis global de salud como la que vivimos, hacen falta, ahora más que nunca, políticas locales feministas.

DECÁLOGO FEMINISTA

1.Coordinarse con las redes existentes de mujeres y garantizar que tienen voz en la toma de decisiones (Preparación/respuesta/reparación de COVID-19).

2.Asegurarse de que la comunicación de crisis y riesgos se dirija y llegue a las mujeres incorporando criterios de interseccionalidad.

3.Disponibilidad de datos desagregados por sexo, incluso sobre diferentes tasas de infección, impactos económicos diferenciales, carga de atención diferencial e incidencia de violencia machista y abuso sexual.

4.Incluir las dimensiones de género y a las expertas en género en los planes de respuesta y recursos presupuestarios para incorporar la experiencia en género en los equipos de respuesta

5.Brindar apoyo prioritario a las mujeres que están en la primera línea de la respuesta sanitaria, para las trabajadoras de la salud y cuidadoras, y jornadas de trabajo flexibles para las mujeres con una carga de atención.

6.Garantizar la igualdad de acceso con voz y voto para las mujeres en la toma de decisiones en la respuesta y la planificación del impacto a largo plazo.

7.Asegurar que los mensajes sobre salud pública se dirigen adecuadamente a las mujeres, incluidas las que se encuentran en situación de marginación.

8.Desarrollar estrategias de mitigación que abordan específicamente el impacto económico del COVID -19 en las mujeres y desarrollen la resiliencia de las mujeres.

9.Proteger los servicios esenciales de salud para mujeres y niñas, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva.

10.Priorizar los servicios de prevención y respuesta a la violencia de género en barrios o zonas afectadas por Covidien-19.


Prestar atención a las necesidades y el liderazgo de las mujeres fortalecerá la respuesta de COVID-19

Una semana desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que COVID-19 era una pandemia y medidas robustas en todo el mundo intentan contener su propagación, el impacto social del Nuevo Coronavirus está golpeando fuertemente a las mujeres.

Prestar atención a las necesidades y el liderazgo de las mujeres fortalecerá la respuesta de COVID-19

“Además, la mayoría de las mujeres trabajan en la economía informal, donde es probable que el seguro de salud sea inexistente o inadecuado y los ingresos no sean seguros. Debido a que no están bien dirigidos para rescates financieros, son financieramente solos. Esto no es simplemente un problema de salud para muchas mujeres; va al corazón de la igualdad de género “.

La experiencia reciente de otros brotes de enfermedades, como el Ébola y el Zika, ha demostrado que dichos brotes desvían los recursos de los servicios que las mujeres necesitan, incluso a medida que aumenta su carga de atención y sus medios de vida remunerados sufren pérdidas.

Por ejemplo, cuando los servicios de salud están sobrecargados, el acceso de las mujeres a la atención médica y anticonceptivos prenatales y posnatales disminuye. Hay una creciente preocupación de que esto suceda como resultado de COVID-19.

Prestar atención a las necesidades y el liderazgo de las mujeres fortalecerá la respuesta de COVID-19

Además, a menudo se pasan por alto las necesidades específicas de las trabajadoras de salud. “En Asia, los hallazgos emergentes de la respuesta de salud mostraron que los productos de higiene menstrual para las trabajadoras de la salud carecían inicialmente como parte del equipo de protección personal”, dijo Mohammad Naciri, Director Regional de ONU Mujeres para Asia y el Pacífico.

Cuando los hogares se ven sometidos a tensión y en contextos de violencia familiar, a medida que se emplean estrategias de autoaislamiento y cuarentena, el riesgo de dicha violencia tiende a aumentar. Los informes de algunas comunidades afectadas muestran que COVID-19 está impulsando tendencias similares en este momento.

También está aumentando la evidencia de que los impactos económicos de COVID-19 afectarán más a las mujeres, ya que más mujeres trabajan en empleos mal remunerados, inseguros e informales. Es probable que las interrupciones, incluidas las restricciones de movimiento, comprometan la capacidad de las mujeres para ganarse la vida y satisfacer las necesidades básicas de sus familias, como se vio en la crisis del ébola .

“ONU Mujeres está trabajando con socios para asegurarse de que el impacto diferencial de género de COVID-19 se tenga en cuenta en las estrategias de respuesta a nivel nacional, regional y global”, dijo Sarah E Hendriks, Directora de Política, Programa y División Intergubernamental en ONU Mujeres.

Prestar atención a las necesidades y el liderazgo de las mujeres fortalecerá la respuesta de COVID-19

“Esto incluye apoyar el análisis de género y la recopilación de datos desglosados ​​por sexo, para que las necesidades y realidades de las mujeres no se queden atrás, incluso cuando estamos tratando de obtener más datos y conocimientos sobre COVID-19. También nos estamos enfocando en programas que desarrollen la resiliencia económica de las mujeres para este y futuros choques, de modo que tengan los recursos que necesitan para ellas y sus familias ”.

En China, por ejemplo, ONU Mujeres se está centrando en soluciones de recuperación económica para apoyar a las pequeñas y medianas empresas propiedad de mujeres, para mitigar el impacto económico negativo del brote. También ha apoyado campañas de divulgación para promover el liderazgo y las contribuciones de las mujeres en la respuesta COVID-19, llegando a más de 32 millones de personas.

A medida que más países y áreas promulgan el cierre de escuelas e instalaciones de cuidado infantil para contener la propagación de COVID-19, la capacidad de las mujeres para participar en trabajos remunerados enfrenta barreras adicionales. A nivel mundial, a las mujeres se les sigue pagando un 16% menos que a los hombres en promedio, y la brecha salarial aumenta al 35% en algunos países. En épocas de crisis como esta, las mujeres a menudo enfrentan la elección injusta ya veces imposible de abandonar el trabajo remunerado para cuidar a los niños en el hogar.

ONU Mujeres está trabajando en estrecha colaboración con la OMS y otras agencias de la ONU y los Equipos de las Naciones Unidas en el país para fortalecer la respuesta coordinada al brote. También está aprovechando las redes existentes de organizaciones dirigidas por mujeres para avanzar la voz y la toma de decisiones de las mujeres en la preparación y respuesta de COVID-19.

“Asegurarse de que la comunicación de crisis y riesgos se dirija y alcance a las mujeres, las personas con discapacidad y los grupos marginados, es de vital importancia en este momento”, dijo Paivi Kaarina Kannisto, Jefa de Paz y Seguridad de ONU Mujeres.

“En Liberia y Sierra Leona, las campañas de movilización de la comunidad de ONU Mujeres se centraron en difundir mensajes sobre la prevención del Ébola, la gestión de casos y la lucha contra la estigmatización. A través de la sensibilización, el alcance comunitario y la capacitación, los programas utilizaron a mujeres locales que hablaban con otras mujeres a través de diferentes medios, incluidos la radio y los mensajes de texto. Esto ayudó a garantizar que la información vital que se compartió fuera relatable y entregada por una fuente confiable. El enfoque de integrar una respuesta centrada en el género que dependía de las redes locales de mujeres tuvo un impacto significativo en la contención regional exitosa de la crisis del Ébola ”.

ONU Mujeres ha emitido un conjunto de recomendaciones, colocando las necesidades y el liderazgo de las mujeres en el centro de la respuesta efectiva a COVID-19:

  • Asegurar la disponibilidad de datos desagregados por sexo, incluso sobre diferentes tasas de infección, impactos económicos diferenciales, carga de atención diferencial e incidencia de violencia doméstica y abuso sexual.
  • Incruste las dimensiones de género y los expertos en género en los planes de respuesta y recursos presupuestarios para incorporar la experiencia en género en los equipos de respuesta.
  • Brindar apoyo prioritario a las mujeres en la primera línea de la respuesta, por ejemplo, mejorando el acceso a equipos de protección personal y productos de higiene menstrual amigables para las mujeres para los trabajadores de la salud y cuidadores, y arreglos de trabajo flexibles para las mujeres con una carga de atención
  • Garantizar la igualdad de voz para las mujeres en la toma de decisiones en la respuesta y la planificación del impacto a largo plazo
  • Asegurar que los mensajes de salud pública se dirijan adecuadamente a las mujeres, incluidas las más marginadas
  • Desarrollar estrategias de mitigación que aborden específicamente el impacto económico del brote en las mujeres y desarrollen la resiliencia de las mujeres.
  • Proteger los servicios esenciales de salud para mujeres y niñas, incluidos los servicios de salud sexual y reproductiva y
  • Priorizar los servicios de prevención y respuesta a la violencia de género en comunidades afectadas por COVID-19

ENLACES RECOMENDADOS


El Distintivo por la Igualdad de Género SGCITY5050 ayuda a los gobiernos locales a implementar política púbica municipales con perspectiva de género. El presupuesto se ha convertido en el instrumento fundamental para la aplicación de mainstreaming o transversalidad de género, lo que supone la reorganización de los procedimientos de la Administración en todas las fases, a todos los niveles y por las personas que normalmente los llevan a cabo, para incluir los objetivos de igualdad de género en todos los ámbitos de actuación.

Este video animado explica la presupuestación sensible al género y cómo se utiliza para incorporar el género en la planificación y presupuestación de la gobernanza.

El video ha sido producido en el marco de proyectos de ONU Mujeres “Promoviendo políticas sensibles al género”.